CON este empate a cero goles, el Cádiz se consolida en la zona innoble de la clasificación: puesto 20. Costará mucho esfuerzo y trabajo salir, si es que salen. Al equipo se le vio una actitud más positiva, con más ganas, y puede que con mayor solidez atrás. Se notó el regreso de Garrido junto a José Mari y el debut de Sergio Sánchez. Pero están condicionados por la inutilidad absoluta para marcar goles, que viene derivada de haber fichado mal, y no sólo por las lesiones. En todo el partido el Cádiz sólo dispuso de tres ocasiones. Si a eso se añade el miedo a perder de los dos equipos, el 0-0 final fue la consecuencia irremediable,

TRAS una eliminatoria como la de ayer siempre quedará la duda: ¿es mejor clasificarse y arriesgarse a lesiones en una competición que ya irá a doble vuelta?¿Es bueno seguir adelante? Pues sí, no hay que ser cenizos, cuanto más lejos mejor, y ya está el Cádiz más cerca de ganar la Copa del Rey. Es broma, claro, pero esta eliminatoria tuvo un matiz positivo. Y no tanto para el entrenador como para los jugadores. Algunos de los que no juegan demostraron que son iguales o incluso mejores quee los titulares. Si alguien sabe quiénes son los titulares, pues vamos partido a partido y depende. Aunque la Copa es diferente.

LA situación ya es insostenible. El Cádiz ha entrado en una espiral que conduce al desastre. Ha ganado un solo punto ante el Nástic y El Extremadura, dos de los peores equipos de la Liga 1/2/3. En ambos casos después de tener el partido con ventaja y desperdiciarla por esa fragilidad defensiva que sufre. Y que se une a un pobre rendimiento en ataque. Los fichajes de Cordero han debilitado al Cádiz. Pero el entrenador, Álvaro Cervera, ya ha demostrado que es incapaz de conseguir que el equipo reaccione. Su hoja de servicios está ahí. Pero si continúa al frente del equipo, lo normal es que lo deje donde se lo encontró: en el pozo.

LO peor no fue el resultado, el empate en casa ante el colista de Tarragona, sino la vergonzosa segunda parte que jugó el Cádiz. Está en un momento muy difícil, porque necesita un cambio de rumbo y de actitudes. Era un partido fácil para ganar y bien encarrilado, con un gol de penalti que marcó Álex. Perro se volvió a ver que el Cádiz ha perdido sus virtudes. Ahora la defensa es un coladero. Ahora los futbolistas amarillos no son intensos. Ahora no se sabe si están desmoralizados o les importa poco el futuro de su equipo. Ahora parece que los factores extradeportivos se han contagiado.

El entrenador Álvaro Cervera hizo cambios en busca de un revulsivo. Jugó de central Edu Ramos, ya que el fichado Sergio Sánchez llegó tarde y en baja forma, y están lesionados Servando y Marcos Mauro. También volvía a la titularidad Aketxe, que empezó bien hasta que se fue disipando. Lekic tuvo una oportunidad y demostró que no es el delantero que necesita el Cádiz. Mientras que Agra centraba por la derecha, pero nada se pudo rematar como es debido.

LA derrota en la visita al Tenerife ha acentuado el despropósito que sufre el Cádiz. La situación es insostenible. El enfrentamiento entre Manuel Vizcaíno y Quique Pina se refleja en el equipo. La plantilla está mal planificada por Cordero, debido a las circunstancias del traspaso de Alvarito, a que se equivocó, o ambas cosas a la vez. A eso se suma la inutilidad del entrenador, Álvaro Cervera, para enderezar el rumbo. Los técnicos no están para quejarse, ni para decir que hemos cometido fallos, sino para aportar soluciones. En caso contrario, ya se sabe cuál es la ley del banquillo, por muy triste que resulte.