EL Málaga frenó la racha del Cádiz. Con la ayuda inestimable del árbitro Trujillo, todo hay que decirlo. El penalti que se tragó, al borde del descanso, pudo cambiar el signo del partido. Dijo que no lo vio. Es una pena que todavía no exista el VAR en la Liga 1/2/3. Aunque a veces sólo se quiere ver lo que interesa, incluso con cámaras por medio. Pero, aparte de esa jugada, el Cádiz perdió por otros detalles, como la desaplicación de Brian en la jugada del gol. O la falta de poder goleador arriba cuando hacía falta. También se debe recordar que este Málaga se ha especializado en ganar en La Rosaleda por 1-0, y le dio al Cádiz el castigo de un entrenador con semejante ideario.

SIGUE la racha triunfal del Cádiz, que acumula siete victorias consecutivas. Pero el partido de ayer fue muy espeso, grisáceo, y no se hubiera ganado sin las ganas de reivindicarse de un futbolista injustamente tratado: Dani Romera. Marcó el gol que dio la victoria y estrelló un balón en la escuadra en la penúltima jugada del partido. Demostró, en media hora, que se merece más minutos. No todo es perfecto en el Cádiz. Aunque hubo un aspecto a destacar: ganaron incluso jugando mal.

FUE una lástima que Karim Azamoum rematara en fuera de juego (por poco) en el gol anulado en el minuto 94. Ahí estuvo la clasificación del Cádiz. En el total de la eliminatoria, el Cádiz ha peleado de tú a tú con el Espanyol, que se ha clasificado por el valor doble de los goles fuera. Es decir, porque el Cádiz de ayer, luchando a tope, fue incapaz de aprovechar alguna de las ocasiones que crearon. La fe en seguir adelante, con los suplentes habituales, duró hasta la segunda parte. Resistieron hasta el minuto 75. Y quedó la sensación agridulce de que el Cádiz estuvo muy cerca de seguir.

PARTIDO serio del Cádiz para ganar con merecimiento en Zaragoza. Sexto triunfo consecutivo en Liga. Pleno de victorias en noviembre: cinco de cinco. Desde aquella tarde triste en Almendralejo, el día del Pilar, cuando el equipo parecía embalado hacia el descenso, han cambiado muchas cosas. Pero no es una racha afortunada, ni es por casualidad. Es que Álvaro Cervera por fin ha encontrado un equipo titular fiable y ha dejado de experimentar. En Zaragoza sólo el Cádiz se pudo complicar la victoria al final. Por no hablar del árbitro Areces, que tuvo tres decisiones discutibles.

NOVIEMBRE, el mes más triste del año, ha sido el más alegre para el Cádiz. Una racha espectacular, que lo ha llevado de temer por el descenso a mirar hacia arriba. Un cambio como de la noche al día, en resultados, eficacia y actitud. Un cambio que no ha sido por casualidad y que tiene nombres propios. Pero lo más importante es que el equipo ha recuperado la fe en sus posibilidades. El 4-1 a las Palmas esta vez no fue exagerado, sino un resultado ajustado al partido. El Cádiz cedió la posesión del balón al rival, pero supo aprovechar todas sus debilidades.