SE llamaba Ana María del Boz Madueño y era la mejor oculista de Sevilla. Al menos, lo era para mí, ya que fue la única que consiguió frenarme una iritis herpética. Un oftalmólogo local me la había diagnosticado mal y medicado peor, con lo cual me dejó al borde de ingresar en la ONCE. Otros compañeros de la Seguridad Social tampoco descubrieron lo que había. Hasta que llegué a Ana, que era una experta en iritis, entre otras especialidades, y deshizo el entuerto y me la curó en pocos días. Ahora, cuando ha muerto a los 62 años, con tanta vida por delante como tenía, me he quedado sin oculista, y estoy seguro de que nunca encontraré a nadie como ella.

EL puente del Corpus es patrimonio inmaterial de los sevillanos. Pero está amenazado, como casi todo. Comentan en algún despacho del Palacio Arzobispal que a este puente le quedarán tres o cuatro años como mucho; llegará un momento en que será insostenible. Carece de sentido litúrgico, ya que la fiesta eucarística se conmemora hoy, el domingo en que salen las Custodias de Triana y la Magdalena. Tampoco está claro si beneficia o perjudica a la hostelería local, ya que la gente se larga; y los turistas de Sevilla Summertime vendrán sí o sí. Es un turisteo inasequible al desaliento y propicio a deshidratarse.

COMPARADA con la Giralda, cualquier torre que establezca un diálogo arquitectónico al otro lado del río será considerada una herejía. Pero todas tienen su tiempo y su momento. En Sevilla gusta mucho una torre, casi igual que un caballo y más que un peón. Y, por ello, la Torre Sevilla está predestinada al éxito. Ese mirador de la planta 37 es ideal para las novelerías. Y el hotel de cinco estrellas de Hotusa, con sus 19 plantas, contará con muchos clientes. Lo han ampliado, antes de empezar, por la demanda que se detecta, según informó el presidente de Hotusa, Amancio López.

DESDE que empezamos los tiempos de la nueva política, se aprecia un odio enconado contra todo lo que huela al Rocío. Lo mismo vale para los bueyes, las mulas, las carretas y carriolas, los itinerarios de los caminos, las basuras, los cortes de tráfico, o las juergas en alguna casa de hermandad. Si es rociero, es malo por definición. Hay personas intolerantes a la lactosa, e intolerantes al Rocío con muy mala leche. No es sólo que se quieran cargar todo lo que tenga un origen religioso tradicional, sino que les molesta todo lo que tenga un origen simplemente tradicional. Les solivianta igual Morante de la Puebla que los romeros de la Puebla, les inquieta todo lo que se acompañe de la palabra Macarena y no sea una actividad laica del distrito.

POR primera vez en los últimos tiempos, las dos Sevillas han alcanzado un acuerdo en cuestiones de patrimonio, quizá porque hay mucho dinero en juego. El pacto de las Atarazanas, confirmado y alabado por la consejera de Cultura, Rosa Aguilar, en el Parlamento de Andalucía, va a lograr lo que parecía imposible. Se ha buscado una fórmula asumible por innovadores y conservacionistas para que Vázquez Consuegra finalmente no proyecte lo que planteaba, pero con unos cambios que no tumben del todo su proyecto. Es cierto que el asunto había degenerado hacia unos términos duros y lamentables: o cargarse las Atarazanas por la vía de dejarlas irreconocibles, o cargarse las Atarazanas por la vía del abandono y aquí no se hace nada.