HA sido como jugar en casa. Mientras Puigdemont no sabe, ni contesta a lo que se le pide, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, vuelve a Sevilla, si es que alguna vez se ha ido. Reunión importante de los responsables de Interior del G6 europeo, formado por Alemania, Francia, Reino Unido, Polonia, Italia y España, en la que también participó el ministro de Interior de Marruecos. Reunión que hubiera sido centro de atención, en otras circunstancias, pero que ha pasado casi desapercibida ante lo que se gesta en Cataluña. Sin embargo, aquí se hablaba de cuestiones fundamentales para Europa, como son el terrorismo yihadista y el descontrol de la inmigración. Junto al separatismo, forman parte de la misma historia: Europa está en peligro de supervivencia política.

NO sólo se han cumplido los 25 años de la clausura de la Expo 92. También comenzaba el sueño olímpico de Sevilla, que auspiciaron el entonces alcalde, Alejandro Rojas-Marcos, y Enrique Moreno de la Cova, que había sido comisario del pabellón del COI. Es sabido que Sevilla presentó candidaturas a los Juegos de 2004 y 2008, y que el sueño se acabó cuando el Comité Olímpico Español eligió a Madrid para competir por los Juegos de 2012. Tras aquellos intentos, ni en Madrid, ni en Sevilla. Decían que era imposible, tan cerca de Barcelona 92. Como ahora resulta que aquello sucedió en Cataluña, cuyo gobierno autonómico quiere ser independiente, puede que tengamos más posibilidades.

ERA una Virgen diferente y humilde, que evocaba en su rostro los sufrimientos íntimos de su creador. Un hombre que había padecido la guerra y la posguerra, y que había sido estigmatizado, después de afrontar el sufrimiento en su vida y en la tragedia de su familia. Era una víctima de los vencedores, que después le levantaron el castigo. Pero le quedó un resquemor imborrable. Nunca pudo tallar lo que le parecían “muñecas bonitas”. Sus imágenes reflejaban la angustia sin matices, una Pasión sin tregua. Era su verdad, y eso también le valió un cierto aislamiento, las dudas de una Sevilla ajena a lo suyo, convencida de que el dolor es compatible con una Virgen guapa.

LA Nueva Inquisición ha puesto en el punto de mira a Carmen, la de Merimée, que es también la de Bizet. De modo que la cigarrera sevillana, como no es una mujer de nuestro tiempo (ya ni siquiera queda la Fábrica de Tabacos en Sevilla), sino del suyo, no puede ser representada como sus autores la concibieron, sino como a unos adaptadores biempensantes se les ocurra. Vamos camino del fundamentalismo a pasos agigantados, y no por motivos religiosos, sino por ideología política.

HOY se cumplen 25 años de la clausura de la Expo 92. Aquel 12 de octubre tuvo un color especial en Sevilla. Fue una jornada en la que hubo de todo: desfile militar, corrida de toros, recepción de los Reyes en el Pabellón Real y la ceremonia de clausura. El Rey Juan Carlos I, en su discurso, afirmó que “el gran impulso nacional del 92 ha mostrado la fuerza de España”. Terminaban las visitas a los pabellones, hasta llegar a 40 millones. A la ceremonia de clausura en el lago asistieron 100.000 personas. Cuando todo acabó, quedó el sentimiento de una pérdida irrecuperable.