LAS reacciones que han tenido algunos dirigentes del PSOE y de Adelante Andalucía, pidiendo un pacto “contra la extrema derecha”, demuestran que no se han enterado de nada. Los resultados de Sevilla capital, aunque con matices, son un fiel reflejo de lo que ha sucedido en Andalucía. Estas elecciones han sido decididas por las clases medias, que ya se han hartado de las políticas de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. No querían un pacto de Susana Díaz con Podemos y Unidos, por más que se disfracen de Adelante Andalucía. Es la ley del péndulo. La extrema derecha ha aparecido porque la extrema izquierda mangonea a Pedro Sánchez.

GRACIAS al CIS precocinado y a las torpezas de Pedro Sánchez, el PSOE ha fracasado en estas elecciones andaluzas. En la noche de ayer, a Susana Díaz se le quedó la carita de Javier Arenas en 2012. Amarga victoria. El bloque del centro derecha y la derechona cuenta con mayoría para gobernar y propiciar un cambio cuando han pasado 37 años desde el 28-F. O, por decirlo al revés: el bloque del centro izquierda y la izquierda unida al populismo se hunde y es insuficiente para formar una nueva mayoría. Lo que ocurrió ayer en Andalucía no es normal. Se explica por la alta abstención y por la torpeza del PSOE, que ha alimentado la irrupción de Vox. Lo han convertido en el partido de moda, el partido heavy de los cabreados,  el partido de los que están hartos de Pedro y Pablo. Y así, con las leyes de Hondt, resulta que ha perjudicado al PP, sí, pero el PSOE pierde el doble.

HEMOS llegado a la jornada de reflexión y ya es Navidad en Sevilla. Ha sido un éxito que la iluminación de las calles (esa prueba del alumbrado bis) coincidiera con la última noche de la campaña. Mientras Susana Díaz, Juanma Moreno, Juan Marín y Teresa Rodríguez apuraban las últimas horas y se recuperaban de la plasta del último debate, el séquito municipal recorría las calles, como heraldos de la Navidad. Todos los años iluminan más calles que nunca. Este año son 227 plazas y calles de la ciudad con iluminación especial. ¡Qué diferencia con otros tiempos! Hoy lo mismo se coloca un árbol navideño municipal en la plaza de Cuba que en el Polígono Sur.

LO mejor y más fuerte se ha dejado para el final, como en una traca de fuegos artificiales. El Año Murillo tiene un colofón potente, con la que ha sido anunciada como su gran exposición. Se denomina Murillo IV Centenario (con lo que se deja claro su valor emblemático) y fue inaugurada ayer. Hasta marzo de 2019 se podrá visitar la  exposición antológica de las conmemoraciones murillescas. Ese valor esencial, ese cartel de que es la mejor exposición entre todas las de Murillo, lo han recordado el alcalde, Juan  Espadas; el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, y la directora del Museo de Bellas Artes, Valme Muñoz. Pero se sabía desde que anunciaron el programa del Año Murillo. Al final, llegaría lo mejor.

EL populismo de derechas coincide con el de izquierdas en las payasadas de algunos de sus grupos. Sin embargo, en la extrema izquierda parece que han cambiado la estrategia. Los concejales de Participa Sevilla empezaron colocando colgaduras en sus bancadas municipales. Después han enviado manifestantes a la Plaza Nueva, pero dentro de un orden. Por el extremo derecho había tranquilidad. Ayer, en este final de campaña, un grupo de militantes de Vox apareció ante los Juzgados del Prado con banderas de España (constitucionales) y con bandejas de chorizos y barras de pan. Para recibir a Manuel Chaves, José Antonio Griñán y Magdalena Álvarez bajo el lema “No hay pan para tanto chorizo”.