EL toldo sevillano nunca fue una cuestión menor. En otros tiempos antiguos (muy anteriores a los del coronavirus), por culpa de los toldos podía caer en desgracia un alcalde. Se nota que a Juan Espadas le perdonan todo. No es raro que quiera seguir en la Alcaldía. Sólo cae en gracia. Vive plácidos domingos. Con otro, retrasar la instalación de los toldos hubiera provocado una batería de artículos de los cronistas locales, en modo arrebato de “alcalde babucha el pueblo está en la ducha”. En la ducha o en la lucha, es igual, pues se consideraba que el toldo era indispensable para mitigar las calores de Sevilla, siempre fastidiosas en junio. En la plaza de San Francisco, los toldos eran elementos anunciadores de la Fiesta Grande. Corpus sin toldos hubiera sido una herejía, como una Semana Santa sin palcos y sillas. Ruina total.

LOS Reyes han iniciado una gira por las comunidades autónomas, para conocer de cerca la realidad española tras la pandemia. Como se sabe, a Sevilla vienen el lunes, festividad de San Pedro y San Pablo, día de la onomástica del presidente y el vicepresidente del Gobierno y del líder de la oposición. La agenda de los Reyes en Sevilla ha suscitado controversias. Por supuesto, en privado. No se sabe si estas agendas las hacen los amigos de la Casa Real o los amigos de la República. Ni todos opinamos que lo más oportuno para visitar en Sevilla sea la Catedral, el Alcázar y el Polígono Sur. Esto último se podría entender como un señuelo para incluirlo en el circuito turístico. Vean ustedes: es un barrio que ha aparecido en algunas películas neorrealistas.

ES oportuno el evento que organizaron para relanzar el turismo en Sevilla. Estuvo presidido por el alcalde, Juan Espadas, ya que lo promueve el Ayuntamiento, y se han integrado representantes de instituciones y profesionales. Más discutible es que el lugar elegido sea precisamente el mirador de las Setas de la Encarnación. Según parece, para revalorizarlas como icono. Sería feo pensar que no ha existido un icono tan garboso en los siglos anteriores a su inauguración,. También podrían haber ido a los alrededores de la Catedral, o a un patio del Alcázar. O al monumento preferido de los turistas orientales, que es la plaza de España. Con esa ubicación cosmopolita también dan pistas a los artistas de por dónde va la reactivación. No hace falta ser cenizos, pero lo peor está por llegar.

A día de hoy, los únicos que siguen confinados son los Cristos, las Vírgenes y los santos, a los que no permiten salir de las iglesias. Las imágenes sagradas van a tardar más en salir a las calles que los jóvenes en irse de marcha a las discotecas. Con lo cual también se aprecia que algunos están contentos con el confinamiento de las imágenes sagradas dentro de los templos, donde ya se han celebrado varias procesiones claustrales eucarísticas, con el Santísimo, guardando las debidas distancias. Además de un Corpus interior y atípico, libre de capillitas. Así que el tabú está en las calles, sólo en las calles. Por varios motivos que merecen un análisis más sosegado, sin conformismo de rebaño, y con vistas al futuro.

ES mucho más que Semana Santa y Feria. Sevilla cuenta con infinitos atractivos. Por ejemplo, se han puesto de moda Cristóbal Colón y Miguel de Cervantes, gracias a unos cretinos analfabetos antisistematizados que se dedican a derribar sus estatuas o pintarrajearlas, y a despotricar contra ellos. Pues Sevilla está en perfectas condiciones para organizar el Año de Colón y el Año de Cervantes, y ofrecerlo en el mismo paquete turístico de lujo. Antonio Muñoz, que está buscando incentivar la llegada de extranjeros, cuanto más lejos mejor, debería potenciar este asunto, ya que también tiene la responsabilidad de la cultura. Hay una Sevilla colombina. Hay una Sevilla cervantina. Pueden organizar rutas, exposiciones, conciertos, congresos. Todo, menos procesiones. Siempre guardando las medidas de seguridad y con mascarillas.