LAS estadísticas del Carnaval de Cádiz son pintorescas. Pase lo que pase, la gente siempre se queja. Ahora hay lamentaciones porque se han inscrito menos agrupaciones para el concurso del COAC de 2020. En la categoría de adultos, que es la Primera División, se han apuntado 105, a falta de las que lleguen por correo, mientras que para el concurso de 2019 había 133. Realizadas las respectivas cuentas, resulta que se han inscrito los mismos coros y cuartetos, pero que hay 18 comparsas menos y 10 chirigotas menos. ¿Eso significa que el concurso del Carnaval de Cádiz va a entrar en crisis, incluso con el alcalde ex comparsista Kichi? Pues no, pero habrá que estar pendientes de la evolución.

HE comentado en otras ocasiones que la Guía Michelín es como una biblia laica de la gastronomía. Lo que dice ahí no va a misa, pero alimenta las creencias de los devotos gastronómicos. Los capillitas del yantar también se ponen morados, en la medida de sus posibilidades. Por eso, ha sido un éxito para la provincia de Cádiz colocar 30 restaurantes en la guía de 2020. Mientras la Diputación organiza viajes para promocionar a la provincia en los turismos más diversos, resulta que la gastronomía está haciendo milagros. Y, por cierto, gran parte de ese éxito no se le debe a ningún presidente ni presidenta de la Diputación, sino a Ángel León, que como es tradicional en esta tierra cuenta con un amplio club de envidiosos.

CUANDO a Pablo Iglesias y los de Podemos se les ocurre algo, todas las ovejas del rebaño les siguen el rollo. Ocurre con otros estamentos, que definen lo que es políticamente correcto y lo que no. Ahora se ha puesto de moda criticar a las casas de apuestas y el juego en general. Están proliferando, se han instalado en los barrios más pobres, han embaucado a los jóvenes que se han convertido en ludópatas, están arruinando a las familias obreras… Es un aspecto más de la hipocresía contemporánea. Dicen que en la provincia de Cádiz hay 90 salones de juego, de los cuales 18 están en la capital. El Ayuntamiento quiere limitarlos. Y lo dicen en plena campaña del Gordo de Navidad. El Estado es el principal beneficiario del juego.

EL Oratorio de San Felipe Neri acogerá hoy un homenaje a José Pedro Pérez-Llorca, que ha sido organizado por el Grupo Joly. El acto contará con la presencia de Meritxell Batet, presidenta del Congreso de los Diputados. No se trata de un acto protocolario más, en recuerdo del político gaditano. Coincide con un momento en el que el país está confuso, muy ajeno a los valores que supo encarnar Pérez-Llorca cuando era más necesario. Siempre se le recuerda como uno de los padres de la Constitución. Precisamente ese texto ha sido la garantía de que España no se rompa, y lo sigue siendo, a pesar de las diferencias entre izquierdas y derechas.

EL alcalde de Cádiz, José María González Santos, nunca ha sido sorprendido trincando del dinero público. Es un tipo honrado. Yo lo considero así, y creo que no sólo lo parece, sino que lo es. Se debe añadir que un sinvergüenza nunca debe ser alcalde, ni de Cádiz, ni de ningún municipio, pero también que la honradez no garantiza otras virtudes, ni la preparación para el cargo. Se puede ser honrado y, al mismo tiempo, un desastre en el ejercicio de esas funciones. Al margen de eso, el alcalde Kichi tiene una obsesión exagerada por parecer una mezcla de Fermín Salvochea y San Francisco de Asís. De modo que mientras su pareja, Teresa Rodríguez dice que los socialistas condenados en los ERE han robado 680 millones a los andaluces (lo que tampoco es exactamente así, sino interpretable), se da a conocer con todas las cautelas que la familia González-Rodríguez se muda de su pisito.