EN los medios de comunicación están preguntando quién fue el ganador del segundo debate en Canal Sur la noche del lunes. Hay división de opiniones. Según lo vi yo, hubo tres ganadores. Uno fue Canal Sur, ya que hasta Macarena Olona la de Vox se rindió a la evidencia y dijo que los profesionales de CS seguirían en sus puestos, aunque antes había dicho que cerrarían la televisión pública andaluza como primera medida si gobiernan. El segundo fue Juanma Moreno, que aguantó las embestidas por la derecha y por la izquierda, sin acabar en la enfermería. Pero creo que el gran vencedor fue Juan Marín, el más astuto de todos. Este debate pasará a la historia como el Debate de las Torrijas, gracias a su habilidad. Y yo no sé si seguirá en el Gobierno andaluz, o no, pero las torrijas de Casa Marín ya van camino de los altares gastronómicos.

EL panorama cultural gaditano es desolador, ante la general indiferencia. Estos días estamos enfrascados en un sucedáneo de Carnaval, un quiero y no puedo, que es la principal preocupación de Kichi y su equipo de gobierno. Unificaron (y creo que fue un acierto) las delegaciones de Fiestas y Cultura, pero la gestión posterior es lamentable, ya que ha consistido en mantener las fiestas y cargarse la cultura. ¿Qué hace Lola Cazalilla como concejala de Cultura, aparte de presentar la Feria del Libro? En Cádiz se habla de los proyectos inacabados, como el solar de Puntales y el de San Severiano, o los edificios abandonados, como Valcárcel y la Tabacalera. Pero hay otro problema: edificios municipales que se están deteriorando y no sirven para nada útil.

LA calle de Emilio López en Cádiz fue inaugurada el pasado viernes. Era el día de la final del concurso del Carnaval bis y también el día en que la Hermandad del Rocío de Cádiz atraviesa Doñana. Dos actividades de las muchas que él solía informar. Y aunque se suele decir, con razón, que Emilio cubrió una importante labor informativa del Carnaval y la Semana Santa, del Rosario y el Carmen, se olvida a veces que fue también el periodista más rociero de Cádiz. Aunque no en el sentido tópico, sino de embarques en Bajo de Guía y de cubrir esa ruta por los caminos y arenales de Doñana, que nos recuerdan la Argónida de Caballero Bonald y que tienen un significado entre místico y mítico. Es llamativa esa coincidencia. Como lo es que su nieta, llamada Rocío, haya sido la pregonera infantil del Carnaval de 2022 celebrado en Pentecostés.

SE presenta ante ustedes un fin de semana atópico y atípico. Se presenta ante ustedes la campaña de las elecciones. Se presenta ante ustedes el carnaval bis primaveral, que se ha inventado Kichi. Se presenta ante ustedes el Rocío, que en algunos municipios de la provincia se celebra a lo grande. Y es llegado el momento de escribir sobre lo que de verdad interesará a la población en los próximos días, que es el carnaval. Pero el carnaval de las elecciones, con sus listas y sus listos. Estos pueden cantar un pasodoble o un cuplé, esos pueden cantar las cuarenta, y aquellos darán el cante.

A los siete años y un día, algunos han descubierto que Kichi es un alcalde muy malo, malísimo, para ser más exactos. Y que no es como don Fermín Salvochea, ni ahora vivimos en el siglo XIX tampoco. Si Kichi saliera ahora a la plaza de San Juan de Dios vestido como don Fermín: la gente le diría “Te quieres ir ya por ahí, Fermín”. Eso es lo que le dijo, en un pasodoble, Antonio Martínez Ares y la gente se ha vuelto loca. Se convirtió en trending topic en las redes sociales. Es la primera vez en la historia que una comparsa reivindicativa, como todas las de Martínez Ares, canta un pasodoble contra un alcalde y se convierte en noticia. Eso demuestra cómo está el patio de butacas del Falla. Vendido, todo está vendido. A las entradas de la gran final me refiero.