POR supuesto que el caso del periodista saudí Jamal Khashoggi es un repugnante crimen político. Con el agravante de haberse cometido en el Consulado de Arabia en Estambul. Por supuesto que se pueden adoptar sanciones, cuando se confirme lo ocurrido. Pero está por ver que eso deba afectar a las famosas corbetas encargadas a Navantia. Y no ya por los 1.800 millones de la inversión y los cinco años de trabajo para 6.000 personas, sino porque las sanciones internacionales se combinan con los intereses económicos y políticos estratégicos. Irán, Venezuela y Cuba son ejemplos de países para los que también han acordado sanciones. Y eso no ha impedido ciertas operaciones comerciales.

ES una gran alegría que ya se haya abierto el colegio mayor de la Universidad, antes denominado del beato Diego de Cádiz. Con el tiempo que ha transcurrido desde que los responsables de la UCA decidieron suprimir el nombre, ha pasado lo suficiente para opinar con serenidad sobre este asunto. Lo primero es que un colegio mayor no tiene por qué estar dedicado a un santo o un beato. Lo segundo es que el nombre no condiciona su ideología. En Madrid, donde estudié, el colegio mayor más rojo era el San Juan Evangelista, donde la mayoría de los alojados militaban del PCE para allá. Por lo tanto, no es un agravio que prefieran otro nombre, en vez de la sandez de no ponerle ninguno. Eso queda al gusto de la propiedad.

LAS listas de las elecciones andaluzas están dando mucho que hablar. Para empezar, no son tan apetitosas como las del Congreso de los Diputados. Se supone que hay que guardar a las figuras para las elecciones generales. Y para seguir, en Andalucía se modificó la legislación, que ahora impide a los alcaldes ser parlamentarios andaluces. Lejanos quedan laquelos tiempos de principios del siglo XXI, cuando Teófila Martínez lideraba al PP andaluz y era la jefa de la oposición a Manuel Chaves, mientras lo simultaneaba con la Alcaldía de Cádiz. No sólo ella. Otros alcaldes andaluces de capitales fueron parlamentarios. Y, aparte del pluriempleo, funcionaba como gancho electoral.

ALGÚN día, no sabemos cuándo, volverán los trabajadores a los terrenos de Delphi. Ya no será Delphi, ni los mismos trabajadores, pero volverán. Sin embargo, asuntos como éste hay que tomárselos con calma. La burocracia gaditana no es estresante, y así como las cosas difíciles no se hacen de un día para otro, aquí no se hacen de un siglo para otro. Les voy a poner un ejemplo lógico, ahora que está de moda la filosofía. Una empresa denominada European Energy Network SL (conocida como EBIoN) presentó una oferta en octubre de 2017 a los administradores concursales para adquirir dichos terrenos y crear de 200 a 250 puestos de trabajo con su proyecto de inversión. Todavía están esperando la respuesta.

LAS cosas de la memoria histórica y de los tiempos posmodernos. Hemos pasado de El halcón maltés a El atún maltés. Es famosa la novela policiaca de El halcón maltés, escrita por el gran Dashiell Hammet, en la que participaba su famoso detective Sam Spade. Después fue llevada al cine, en una película del mismo nombre, de 1941, por lo que se estrenó en los años de las cartillas de racionamiento y el hambre, y de los maquis, y de todo eso que pasó en otro siglo. La película El halcón maltés estaba dirigida por John Huston y protagonizada por Humphrey Bogart. Todo de primer nivel, una exquisitez, como es el atún de almadraba.