CON la muerte de José Luis Ruiz Nieto-Guerrero, se ha quedado Cádiz sin su último gran capillita de otros tiempos. Me refiero a tiempos en los que ser capillita no era lo mismo que ser cofrade, sino algo más, como la pertenencia a una orden (religiosa, por supuesto), que mantenía a duras penas una Semana Santa diferente de la actual. Como sabemos los que le conocíamos (y como destacó ayer Pablo M. Durio), José Luis era un hombre ajeno a las pompas y las vanidades del mundo cofrade. Nunca buscó cargos, ni el relumbrón. Al dolor de su muerte, se une la tristeza de que se ha llevado muchos secretos. Nunca escribió el gran libro de la Semana Santa de Cádiz que todos esperábamos y que sólo él podía dejar como herencia.

SE viene hablando desde tiempo inmemorial de la integración del Puerto de Cádiz en la ciudad. O puede que sea al revés, nos entra la duda. Con tal fin, como el presidente de la Autoridad Portuaria, José Luis Blanco, se lo ha tomado en serio, se organizó un evento y expusieron los proyectos. Sobre ese asunto, estamos a verlas venir. Viendo las reacciones, parece que van a construir allí las Mil Viviendas portuarias. Sin embargo, es curioso que apenas se habla de otra integración: la de San Severiano en la ciudad. Esa zona tiene mala suerte desde la Explosión de 1947. Cualquiera que pase por allí, y no esté al tanto de la peculiar idiosincrasia gaditana, pensará que los efectos de aquella catástrofe todavía no se han remediado.

LA base naval de Rota se ha impuesto al cuartel general de Roma para acoger Atalanta, la más importante operación militar de la UE. Todavía no es oficial, la decisión se hará pública en julio, pero la nueva ministra de Defensa, Margarita Robles, ya lo anunció el lunes con mucho entusiasmo. Eso demuestra que Pedro Sánchez, a pesar de que está ahí gracias a Podemos, en lo militar va con el bando bueno, que es el de la OTAN de entrada. A pesar de todas las marchas contra la base de Rota que han organizado los de IU (y supongo que también los podemitas contrarios a las corbetas), esta base cumple una función importante. No sólo para las operaciones militares de los yanquis. También para operaciones solidarias como Atalanta, entre cuyos objetivos está luchar contra los piratas del Océano Índico para que lleguen los alimentos enviados a Somalia.

SE le nota a Pablo Iglesias que está crecido. Después de colocar a Pedro Sánchez en la Moncloa y de haber exhibido su chalé, así como de haberle demostrado a Teresa y José María que en su casa de Podemos manda él, ya va imparable. Ha llamado la atención su propuesta para crear una empresa pública que se dedique a la exportación de marihuana desde España. Apoyaba así a su compañero Jorge Moruno. Según dijo en una entrevista en Radiocable, la marihuana es estupenda, mejor que el alcohol y el tabaco, por lo que no sólo recomienda legalizar el consumo, sino también la exportación. Supongo que a los países donde todavía no llegan las mafias, ni condenan a la cárcel por traficar.

NO me ha llamado la atención la polémica que ha surgido con el tranvía de la Bahía. Desde que lo anunciaron, he dado por supuesto que es un proyecto para la generación de nuestros tataranietos. Si es que por entonces los robots 5.0 viajan en tranvías; o se ha inventado algo diferente para tirar el dinero a la basura. Me parece una exageración que en Bruselas le pongan un ultimátum a la Junta de Andalucía para que devuelvan los 100 millones de euros que aportaron, si el tranvía no está circulando en marzo del año 2019. ¡Señores de Bruselas, no sean tan impacientes! El tranvía de la Bahía ya ha circulado entre Chiclana y San Fernando, en periodo  experimental. Pero los experimentos no se solucionan de la noche a la mañana.