AHORA viene lo peor para Pedro Sánchez, que es ejercer como presidente del Gobierno. Viendo su aspecto de “euforia contenida” (tras prometer sin Biblia ni Crucifijo), se comprende mejor lo que ha pasado. En realidad, él no esperaba ser presidente, sino conseguir que Rajoy dimitiera. Y Rajoy sí quería ser presidente, pero no estaba dispuesto a dimitir antes de que lo echaran. Los dos jugaron sus cartas sin reparar en las consecuencias de las estrategias equivocadas. Lo peor no es que uno ha fracasado y al otro le pueden quedar meses, sino que están en el camino de hundir a sus partidos. El PP y el PSOE han protagonizado la política de las cuatro últimas décadas, pero tienen un problema de liderazgo.

EL disparate que se ha instalado en España desde que se conoció la sentencia del caso Gürtel es muy triste. Garantiza una amplia producción de basura política para los próximos meses. Confirma que algunos líderes sólo piensan en su propio beneficio personal. Son capaces de perjudicar a un país en recuperación sin inmutarse. Se les llena la boca de España y de democracia, pero son desmentidos por sus comportamientos. Cuando llega la hora de demostrar su altura de miras se han venido abajo.

SE suele considerar un gran escritor a quien ha escrito al menos una gran novela a lo largo de su vida. El mérito de Philip Roth es que fue capaz de publicar una gran novela todos los años, hasta que decidió abandonar la literatura. Así fue capaz de dejarnos como herencia mucho más que esa gran novela americana que tituló así con sorna, la que rastrean los críticos desde hace más de un siglo, la que han atribuido indiscriminadamente desde la Lolita, de Vladímir Nabokov, a Libertad, de Jonathan Franzen. Porque Philip Roth no deja una, sino al menos 15 grandes novelas americanas. Recorren un espacio personal del autor, ubicado geográficamente entre Newark, Nueva York y Connecticut, y centrado principalmente en los judíos norteamericanos, desde los que llegaron en la diáspora (como su propia familia) a las siguientes generaciones nacidas en EEUU. En esa evolución no sólo aparecen las vivencias de la comunidad judía; están comprendidos los sueños, las aspiraciones, los desengaños y las mentiras de la última mitad del siglo XX y los primeros años del siglo XXI. Roth nos muestra la fragilidad de los hombres y las mujeres de nuestro tiempo, la evolución hacia un teórico progreso y una mayor libertad, que encubrió demasiadas miserias y originó una doble moral.

LOS fachas y algunos anticapitalistas han puesto el grito en el cielo porque el líder de los indignados, Pablo Iglesias, y su pareja y portavoz, Irene Montero, se han comprado un chalé estupendo y les ha costado algo más de 600.000 euros. ¿Qué pasa? Van a tener gemelos, no querrán que vivan en un zulo. Deberíamos estar contentos. ¿No dice Rajoy que hemos salido de la crisis? Es verdad que todavía hay pobres y un alto índice de paro, pero aquí tenéis el ejemplo de la prosperidad nacional. Si este señor y esta señora, que ganan tres veces el salario mínimo, se pueden comprar un chalé de esas características, en una urbanización de clase media alta (antes se decía burguesa), en Galapagar, es porque el futuro se aclara.

EN Cataluña se sigue pagando un gravísimo fracaso de los partidos constitucionalistas: perder unas elecciones después de aplicar el artículo 155. Ahí estuvo la clave para cambiar el rumbo. Con un Gobierno constitucional otras políticas serían posibles. Sin embargo, con una mayoría independentista en el Parlament, vemos lo que hay. Este Quim Torras es un testaferro de Puigdemont, que ya ha anunciado sus proyectos: trabajar por la independencia. Más de lo mismo. El PP, el PSOE y Ciudadanos incluso han temido la opción de acudir a otras elecciones catalanas en julio, porque sabían que las volverían a perder. Es triste, pero es lo que hay. Mientras no cambien esa realidad funesta, Cataluña no tiene arreglo.